El gobierno negro y azul anunció a fines de diciembre que prohibiría la venta de semillas de cáñamo y plantas de cáñamo.